Páginas

Reseña "Calamity" de Brandon Sanderson

lunes, 13 de marzo de 2017




Título: Calamity
Autor: Brandon Sanderson
Saga: Reckoners 3/3
Editorial: Ediciones B
N° de páginas: 416
Año de publicación: 2017
ISBN: 978-84-666-5984-0


ATENCIÓN: Tanto la sinopsis como la opinión contienen spoilers de los libros anteriores.

Los Épicos nacieron cuando Calamity iluminó los cielos. Desde esa noche histórica, el destino de David ha estado entrelazado con el de esos malvados. Steelheart asesinó a su padre. Firefight le robó el corazón. Y ahora Regalia ha convertido a su mayor aliado en un peligroso enemigo.

David conocía el secreto del Profesor. Secreto que guardó incluso cuando el Profesor se esforzaba por controlar los efectos de sus poderes épicos. Pero no pudo superar enfrentarse a Obliterarion en Babilar. El Profesor, que fue líder de los Reckoners, se ha entregado totalmente a su destino de Épico. Se ha hundido es esas tenebrosas sombras de violencia propias de todos los Épicos. Y todo saben que de las sombras no se vuelve...

Pero todo se equivocan. Es posible redimir a los Épicos. Megan ya lo demostró. No todo está perdido. Al menos, no definitivamente. Y David está lo suficientemente loco como para enfrentarse al Gran Épico más poderoso de la historia con tal de recuperar a su amigo. O al menos, morir intentándolo.


Se cierra definitivamente la historia de David y los Reckoners en este último volumen de la trilogía, Calamity. Este libro era uno de los más esperados de este año y, tal y como terminó Firefight con todo lo que aconteció en sus páginas, mis expectativas estaban por las nubes. ¿Las ha cumplido? En parte sí, en parte no.

El Profesor ha sucumbido a sus poderes, dando rienda suelta a su lado oscuro y destructivo. La prioridad de los Reckoners es frenar al Profesor devolviéndolo a su estado normal o por el contrario, matarlo. Para enfrentarse a él necesitarán armas, más armas de las que jamás han tenido en su arsenal y solo hay un único lugar en el mundo donde se crean las armas de última tecnología épica: la guarida de Knighthawk. Se trata ni más ni menos que de una fortificación de última tecnología brillantemente protegida, pero allí no solo encontrarán armas, si no también respuestas a muchas de sus preguntas.



"Jonathan Phaedrus, consumido por sus poderes, no se contentaría con quedarse con una ciudad y gobernarla. Era ambicioso. Tal vez era el Épico más peligroso que el mundo hubiese visto nunca."



Regalia atrajo al Profesor a la ciudad de Babilar con el único objetivo de hacerle sucumbir a sus poderes y que siguiera su legado, tomando su herencia y los planes que pensaba llevar a cabo. Los Reckoners no saben cómo se van a enfrentar al Profesor, el mayor Gran Épico que ha conocido y conocerá jamás la humanidad, sólo saben que se encuentra en Ildithia, antigua Kansas. Allí se encuentra al mando de la ciudad uno de los Épicos más poderosos y esquivos del mundo, y allí es a donde se dirigen el grupo de Reckoners. Encontrarán aliados inesperados y también antiguos enemigos en su afán de salvar al Profesor, desentrañar el misterio de Calamity y, lo que es más importante, no perder la vida en el intento. Como ya os dije en la reseña de los libros anteriores, me sigue fascinando la capacidad del autor de crear ciudades totalmente originales y nunca antes vistas. Si me fascinó con la ciudad metálica de Chicago Nova con todos sus túneles o con la acuática ciudad de Babilar, no es nada comparado con Ildithia, antigua Atlanta. Una ciudad en movimiento, creada por completo por formaciones de sal, y cuyo gobernador no es otro que Lancener, un Gran Épico con un poder a la altura del Profesor. Lo tengo que decir, lo flipé con esta ciudad. Pensaba que el autor no sería capaz de sorprenderme de nuevo con una ambientación que superase las anteriores, pero me equivocaba. Al principio me sentí un poco confusa, ¿cómo narices una ciudad puede moverse? Pero poco a poco y conforme nos vamos adentrando en la historia vemos cómo funciona esta ciudad y quiénes son los Épicos que habitan allí. 

Como ya os dije en las reseñas anteriores, los Épicos tienen una jerarquía bien estructurada: los poderosos gobiernan mientras que los Épicos con habilidades menos importantes se encargan de otros asuntos bajo las órdenes del Épico dominante. Lancener es el Épico que gobierna en Ildithia, pero la llegada de el Profesor puede poner en riesgo todo lo que ha creado Lancener. Una batalla entre ellos sería fatal, podrían morir muchas personas en medio de este enfrentamiento. En este libro conoceremos más en profundidad los poderes de varios Épicos ya conocidos en los libros anteriores y, os tengo que decir, que fue algo que me encantó. Tenía muchas dudas sobre algunos Épicos y sus poderes, y aquí por fin podemos conocer al dedillo todo lo que no vimos en los libros anteriores. 



"Era algo que aprendías pronto: no molestes a los Épicos. no llames la atención. no incordies. Mataban a la gente por la razón más tonta."



La narración es en primera persona siguiendo en todo momento a David.

David ha visto cómo su ejemplo a seguir a caído para levantarse como uno
de los Épicos más poderosos y peligrosos que jamás se haya visto. Hará todo lo posible para enfrentarse al Profesor y que vuelva a ser el mismo de antes, ya que no contempla la opción de matarlo. Este personaje me encanta. Después de haber acompañado a David durante tres libros, se ha ganado un trocito de mi corazón por su fuerza, rebeldía, impulsividad y su humor tan característico. Sigue obsesionado con los Épicos, pero al mismo tiempo sabe que para frenarlos hay que enfrentarlos a sus peores demonios. La evolución que ha tenido este personaje a lo largo de los libros es impresionante. Ha conseguido hacer un personaje complejo, profundo y muy bien construido poco a poco y a lo largo de los tres libros, para que una vez lleguemos a este, encontremos un protagonista muy diferente del inicio de la trilogía.

Megan ha tenido que luchar duro para llegar a ser quien es y estar donde está. Por fin ahondamos en el poder de Megan, lo que puede hacer y de dónde provienen sus poderes. Es algo que se me escapaba y no llegaba a comprender del todo en los otros libros, pero por fin aquí tenemos respuesta a estas preguntas y lo vemos todo bien descrito y ejemplificado. No quiero entrar en más detalles sobre este personaje, pero solo os diré que es fascinante.

Abraham, Cody y Mizzy, me parece un grupo espectacular. Todos ellos son muy diferentes entre sí: Abraham el callado pero fuerte soldado entregado a la causa que cree en los Épicos bondadosos, Cody el extraño irlandés tan divertido y vivaz, y por último Mizzy, la inexperta Reckoner especializada en bombas y artificios vital en el grupo. Me han maravillado estos personajes, por su personalidad tan bien definida y por su participación en la trilogía.

Hay muchísimos Épicos nuevos con poderes asombrosos. Creo que la aparición de tantos Épicos poderosos, con los diferentes poderes que tienen entre sí fue una de las cosas ás atractivas y que más me cautivó en esta lectura. No quiero mencionar a ninguno porque quiero que los conozcáis vosotros mismos de primera mano.



"Los hombres son una raza de monstruos sujetos por débiles cadenas."



La trama no da tregua. Desde que leemos el prólogo sabemos que vamos a devorar este libro. Es muy adictivo y desde la primera página tiene tanta acción y acontecimientos importantes que te lleva a no querer soltar el libro en ningún momento. Tenemos un montón de preguntas que sabemos, al ser el final de trilogía, que tendrán una respuesta inmediata y necesitamos seguir leyendo para saber más, conocer qué está pasando y saber qué pasará con los Épicos y los Reckoners en el desenlace. Hay una pequeña cosa que me ha molestado, pero es por tema de traducción. En los dos primeros libros al grupo Reckoner le dejaron ese mismo nombre, sin traducir, mientras que en este tercer libro han cambiado Reckoners por Exploradores. Creo que después de dos libros deberían haber dejado tal cual el nombre que ya conocíamos porque fue demasiado extraño. En cuanto al ritmo, es como una montaña rusa que solo baja y baja y aumenta la velocidad hasta que te quedas sin aliento. Creo que este ha sido el libro que más deprisa he leído de los tres porque apenas me duró un par de tardes y me obligaba a frenar la lectura. Tanta acción, y misterio hacen de estos libros una trilogía muy adictiva.

No sé si en las reseñas anteriores lo habré puntualizado, pero estos libros son muy cinematográficos. La narración de Brandon no se centra tanto en el detalle, como puede pasar en sus libros de fantasía épica, sino en los acontecimientos y en las escenas de acción, recreándose en ellas. Tengo entendido que serán adaptadas a la gran pantalla y por una parte me emociona pero por otro me da un poco de reparo. Va a ser muy complicado hacerle justicia en la gran pantalla, no solo para crear las maravillosas ciudades que ha creado, sino por la cantidad de efectos especiales que necesitarán para llevarlas a cabo. Espero que quien compre los derechos tenga en mente hacer un gran trabajo porque espero que sean tan buenas como el libro.

Los giros argumentales me han gustado, pero esperaba mucho más. Siendo el cierre definitivo de la trilogía y si nos paramos a pensar la forma en que terminó el segundo libro, me había hecho expectativas e ilusiones de que pasara algo específico. Quizá por ello no he llegado a darle una puntuación perfecta, porque como digo, me hubiera gustado mucho más riesgo por parte del autor ya que tenía mucho muchísimo potencial para hacer de esta última parte un final espectacular. Por otro lado me encantó como llevó el tema del bien y el mal. Como nos enseña que todos tenemos un lado oscuro y un lado luminoso en nuestro interior y que, ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos, todos tenemos tonos de gris por mucho que predominen nuestras acciones a uno u otro lado. 

En cuanto al final, me decepcionó un poco. Tengo que reconocer que como final de trilogía es perfecto pero, siempre hay un pero, esperaba más riesgo y algo brillante para dejarnos a todos con la boca abierta. Me encantaron la mayoría de las revelaciones finales, pero no sé, siento que Brandon se reprimió y no le sacó todo el partido que habría podido sacarle. Aún así, voy a echar de menos esta trilogía, a sus personajes y su increíble ambientación y este tema tan interesante de los supervillanos. Espero que se anime en un futuro a seguir sacando algún libro inspirado en esta trilogía.



"Hemos venido a cambiar el mundo; no lo lograremos sin luchar."



En conclusión, Calamity pone el broche final a la trilogía Reckoners. Una historia sobre el bien y el mal, la ambición y cómo el poder corrompe hasta a la persona más pura. Llena de acción, misterios y grandes revelaciones finales, es una lectura adictiva que no podrás soltar hasta que hayas devorado sus páginas. Si os fascinan las historias sobre superpoderes, los villanos y la esperanza por un mundo mejor, no podéis pasar la oportunidad de leer este libro tan emocionante y lleno de sorpresas.










¿Habéis leído el libro? ¿Tenéis ganas de hacerlo? ¿Conocéis al autor?
¡Besos y feliz semana!



1 comentario :

  1. No he leído los anteriores y son libros que me llaman bastante pero creo que no les tocará por ahora. Un besote :)

    ResponderEliminar

Tu opinión es muy importante para mí, ¡así que anímate y déjame tu comentario! Intentaré responderte lo antes posible. ❤