Páginas

Reseña "Ruina y ascenso" de Leigh Bardugo

jueves, 24 de noviembre de 2016


Título: Ruina y ascenso
Titulo original: Ruin and rising
Autora: Leigh Bardugo
Saga: Grisha 3/3
Editorial: Hidra
N° de páginas: 512
Año de publicación: 2015
ISBN: 978-84-15709-37-4



ATENCIÓN: tanto la sinopsis como la opinión contienen spoilers de los libros anteriores.

Bajo tierra, en la red de túneles y cuevas que forman la Catedral Blanca, Alina es a la vez prisionera y objeto de adoración. Está muy débil, y la idea de embarcarse en un nuevo viaje en busca del tercer amplificador, el pájaro de fuego, parece una locura. Pero su poder ha cambiado desde la última batalla, y sus nuevas habilidades podrían aterrorizar incluso a sus propios aliados.



El segundo libro, como ya os dije en la reseña que os dejo aquí, decayó muchísimo pero el final quedó tan abierto y con tantas incógnitas que no podía esperar para conocer el desenlace de la trilogía. Aprovechando el día de compras, pasé por la librería y me lo traje a casa conmigo. Fue empezarlo y no parar de leer hasta que lo terminé, sacándome así de la gran resaca literaria en la que estaba sumida.

Alina, después de enfrentarse al Oscuro casi muriendo en el intento, ha sido rescatada y llevada a la Catedral Blanca, una enorme cueva subterránea donde el Apparat y sus feligreses se ocultan. Allí se sentirá como en una celda, tratando de recuperarse de sus heridas y fatiga, mientras es exhibida y puesta bajo el control del sacerdote. Mientras tanto, El Oscuro gobierna desde el palacio de Os Alta y no cejará en su empeño de tener a Alina a su lado, para gobernar juntos, sembrar el caos y el terror, y obtener más poder del que nadie ha tenido jamás. 



“Estás destinada a equilibrarme. Eres la única persona en todo el mundo que podría gobernar conmigo, que podría mantener a raya mi poder.”



El final del segundo libro quedó en el momento mas culminante y tenso de toda la novela, dejándonos sin saber qué había ocurrido en muchos aspectos y con muchos de los personajes. En esta ultima parte comenzamos poco tiempo después de ese final de infarto. Tenemos a una Alina recuperándose de sus heridas y su fatiga, a un Mal entregado a la protección de Alina, al Oscuro
recuperado y gobernando Ravka, y un Nikolai desaparecido en combate. Alina a pesar de estar tan débil, no puede pensar en otra cosa que no sea encontrar al pájaro de fuego y adquirir su poder para, al fin, detener al Oscuro y el avance de la Sombra.

La historia de esta parte ha sido fascinante. El segundo libro me pareció mas una transición a pesar de que el final me gustó, sentí que en todo momento no se llegaba a casi ningún sitio y lo único que aportaba era la preparación para el gran enfrentamiento final. Aquí ocurre todo lo contrario. Nos sumergimos de lleno en la búsqueda de poder por parte de el Oscuro y de Alina, en como se preparan para una guerra que es imposible de evitar y como juegan ambos bandos minando las fuerzas del otro con jugarretas algo sucias.

Ampliamos nuestro conocimiento en la ambientación y el mundo de Leigh Bardugo. Conoceremos nuevas zonas que harán volar nuestra imaginación y otras que nos estremecerán por sus leyendas y mitos. Ya dije en las reseñas anteriores que la ambientación es uno de los puntos fuertes de esta trilogía. Me encantó cada uno de los detalles que iba aportando poco a poco la autora y como se tomo con calma la presentación de las diferentes regiones junto a cada uno de los mitos y leyendas que incluye de muchos lugares y criaturas. 



“A lo mejor el amor simplemente significaba anhelar algo imposiblemente brillante y eternamente fuera de nuestro alcance.”



La narración sigue siendo en primera persona a través de los ojos de Alina.

Alina exhausta, después de enfrentarse al Oscuro y casi acabando con su vida, se encuentra bajo tierra recuperándose. No deja de pensar en el pájaro de fuego y necesita encontrarlo para sentirse completa. Si ya vimos la evolución que tuvo en el segundo libro, aquí seguirá sorprendiéndonos con su evolución y su toma de decisiones. Sabe que es lo que necesita para vencer al Oscuro y no cejará hasta que lo consiga. Se vuelve codiciosa y su ambición en muchos momentos es espeluznante. Pero su toma de decisiones, aunque sean difíciles de llevar a cabo, las hará con
entereza y decisión.

Mal eterno amigo y protector. Tiene un don para rastrear y sabe que su función en el grupo es únicamente encontrar al pájaro de fuego para Alina. Lo fin conocemos mas en profundidad a este personaje en el sentido de que madura y toma unas decisiones muy difíciles mirando por los demás en todo momento. Me encantó conocer un poco mas de su pasado y descubrir su secreto. Al final ha sido un personaje que me ha sorprendido para bien, sin llegar a ser de mis favoritos.

El Oscuro, gobierna Ravka desde Os Alta y su prioridad, es encontrar a Alina. Intentará sacarla de su escondite por la fuerza y con jugadas totalmente despreciables. Me encantó este personaje desde el primer libro: astucia, inteligencia, poder, determinación y fortaleza. En esta ultima parte lo conocemos mucho mas profundamente y lo que encontré, !e fascinó por completo. 

Nikolai como en el caso de el Oscuro, me enamoró desde su primera aparición. Lleva mucho peso en la trama y su papel es fundamental en todo lo que ocurre. Es un personaje muy inteligente, astuto, sarcástico y un gran líder. 

Tolya y Tamar, guardias de Alina que nos sorprendieron en el segundo libro, tomaran mas protagonismo en esta segunda parte. Ambos me encantan a pesar de sus diferencias y son dos personajes que se han ganado un hueco en mi corazón, sobre todo Tolya.

Hay muchos mas personajes secundarios que dejan su huella en Alina, pero debéis leerlo para conocerlos.



“Te arrebataré todo lo que conoces, todo lo que amas hasta que no te quede ningún refugio salvo yo.”



La trama es apasionante. Desde las primeras páginas encontramos una gran cantidad de acción y de tensión, haciendo este libro el mas adictivo de los tres. En todo momento están ocurriendo cosas, descubriéndose misterios, agregando nuevos, lleno de tiras y afloijas entre personajes y de idas y venidas. No pensé que este libro me hiciera sentir tanto. Lloré y me enfadé muchísimo en otras partes, me reí y me hizo suspirar. Si tuviera que expresar como me hizo sentir solo os diré: es el libro del sufrimiento constante. 

El ritmo es vertiginoso. Alejándose de su predecesor, este libro tiene mucho ritmo, tanto que lo devoré en pocas horas. Desde el principio te sumerges de lleno en la trama y en serio, no podrás dejar de leer.

Los giros argumentales fueron dolorosos. Desde el principio tenía clara una de las cosas que ocurren pero aun así no pude evitar esperar que pasara lo contrario. Hay muchas cosas que me sorprendieron, no por la trama en sí, sino por la crueldad de la autora con sus propios personajes.

El final es el adecuado para la trilogía. Con esto quiero decir que me gustó pero siento que la autora se fue hacia la salida más fácil. Sé que fuera el final que fuera, habría sufrido igualmente pero había esperado que le diera un enfoque diferente, que diera con un final espectacular. Aún con Tofo, reitero que es un final bueno para acabar esta trilogía. 



“He vivido una larga vida, llena de dolor. Mis lágrimas se acabaron hace mucho. Si todavía sintiera como tú, si sufriera como tú, no podría sobrevivir a esta eternidad.”



En conclusión, Ruina y ascenso es el cierre de la trilogía mucho mas adictivo y emocional de lo que esperaba. Personajes que sorprenden y  conocemos en profundidad, misterios que se resuelven y una trama frenética, convierten este libro en uno de los mejores de !a trilogía. Preparaos para sufrir y disfrutar de este magnífico cierre que pone punto y final a una historia que he disfrutado mas de lo que esperaba. 




¿Habéis leído la trilogía? ¿Os gustó?
¡Besos y feliz día!


1 comentario :

  1. Cada vez le tengo más ganas a esta trilogía, espero poder comprarlos por navidades o algo así.
    Gracias por la reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar

Tu opinión es muy importante para mí, ¡así que anímate y déjame tu comentario! Intentaré responderte lo antes posible. ❤